viernes, 22 de mayo de 2015

El museo etnográfico de la montaña de Riaño.

Tenía muchísimas ganas de visitar este museo y, dado que por fin he podido hacerlo, he decidido aprovecharlo como excusa para volver a escribir algo en el blog, que lo tengo abandonado.

Hacía muchos años que no iba a Riaño y si bien la visión del pantano sigue siendo impactante para mi, me ha alegrado comprobar que en estos casi 30 años han sabido ingeniárselas y darle vida en lugar de abandonar.



En el Museo, situado en la Plaza Cimadevilla en una antigua iglesia, está muy presente el recuerdo de lo que era la comarca antes de sumergirla bajo las aguas. Cientos de fotografías dan prueba de ello y un tríptico commemorativo del 25 aniversario (cumplido en 2012) muestra cada uno de los 8 pueblos afectados.



 (Fotos procedentes del blog dedicado al Museo en http://museoriano.blogspot.com.es/)

 Por supuesto, también es muy interesante poder deleitarse con todo el espacio dedicado a la historia de la comarca desde la antigüedad y enarbolar el orgullo de Vadinienses, el pueblo astur del que hablaban los romanos en sus crónicas, de los que quedan restos muy escasos (hecho atribuido a su vida nómada y costumbres extremadamente austeras) entre los que destacan una gran colección de lápidas funerarias que siempre me han resultado fascinantes. Este museo expone algunas de las más especiales y otro grupo se encuentra en el Museo de León. No dejeis de verlas si podeis.


También está presente otro gran motivo de orgullo, esta vez ya de todo el territorio leonés en general, de regir las vidas de los pueblos a través de los Concejos. Una gran alegría personal fue contemplar (al fin!!!) y fotografiar, los vasos concejiles, de los que ya hablamos en el blog en otra ocasión (http://mocadele.blogspot.com.es/2012/03/vasos-concejiles-en-la-montana-de-leon.html)


 Otra "querencia" especial que tengo por modelos etnográficos leoneses, son este tipo de ruedas de carro, casi macizas, muy utilizadas hasta tiempos modernos y de las que no quedan excesivas muestras tampoco, pero que podemos encontrar en la iconografía leonesa en sitios tan especiales como el retablo del Altar Mayor de la Catedral de León.


Y cómo no, no podía faltar mi interés por la arquitectura popular. En este caso las llamadas "Casas de humo" que carecían de chimena, dejando que el humo del hogar se filtrara a través de las cubiertas vegetales.


Hasta aquí el apunte breve de mi visita y de mi inmensa alegría por todos los "hallazgos" que pude disfrutar. Os lo recomiendo. Mucho.
 
Saludos a todos. Nos vemos por León.