jueves, 18 de octubre de 2007

CATEDRAL DE VITORIA: Modelo a seguir

Gracias a un comentario dejado en el post sobre la visita a la Plataforma de la Catedral de León, ha surgido una pregunta para la que la respuesta era tan extensa que merecía una entrada propia.

Anónimo dijo... Unos amigos catalanes que tuvieron ocasión de hacer la visita quedaron encantados. Como hay que apuntarse antes para coger hora yo, de momento, no he podido realizarla. Pero ya se hará.

También en la catedral de Vitoria puede hacerse este tipo de visita, para esta catedral ya tengo hora... la veré antes que nuestra pulchra, pero no importa. En Vitoria también tiene organizado un recorrido para ver las murallas romanas. ¿Sabeis si hay en León alguna iniciativa parecida?

Primero la respuesta directa: en este momento no existen en León iniciativas parecidas, el caso de la Plataforma de la Catedral es lo más parecido en cuanto a las obras y respecto a recorridos e itinerarios, todo está paralizado. La ruta por el León Romano tiene todas sus criptas cerradas desde que pasaron las elecciones municipales y las visitas guiadas por la ciudad y la catedral fueron cosa del verano (quizá las retomen en navidad y/o semana santa).

Y ahora, el elogio de un programa que fue pionero en este país, y que bajo el lema ABIERTO POR OBRAS (tiene copyright), permitía a todo el que lo deseara seguir visitando la Catedral de Vitoria mientras se realizaban las obras de restauración previstas, desde que se inició el proyecto a mediados de los 90. Han ido mucho más allá de la simple visita a la zona que no está en obras, como se hacía en algunos casos, permitiendo visitar muchas más zonas, habilitadas con pasarelas y con unas normas de seguridad férreas que aseguran una visita tranquila y extensa.

El largo tiempo empleado en las grandes restauraciones, privaba hasta ahora a los ciudadanos del acceso a veces durante décadas (todos conocemos varios ejemplos). Este nuevo modelo implantado por la Catedral de Vitoria marca un hito porque permite seguir viendo el edificio, ver la evolución de las obras y mostrar a los contribuyentes en qué se gasta su dinero. Los inconvenientes que pudiesen generar las visitas en el desarrollo de las obras se suplen cerrando un área en un momento concreto y siguiendo a rajatabla la normativa de Seguridad y Salud en las Obras. A favor está el hecho de que los ingresos generados por las visitas, sirven para mantener las infraestructuras que permiten hacerlas. Mientras no se demuestre lo contrario, esta es la solución ideal.

Un Plan Director, es en la actualidad el sistema usado por las diversas Administraciones Públicas para afrontar obras de gran envergadura, da igual que sean de restauración que nuevas,que necesitarán grandes presupuestos y muchos años de ejecución. Ese Plan Director no es ni más ni menos que un "manual de instrucciones" en el que se desarrollan todas las actuaciones que se deben llevar a cabo, en qué orden, en qué plazos y cuál puede ser el presupuesto de cada una de sus FASES, para que la Administración lo tenga en cuenta a la hora de preparar los distintos presupuestos anuales.
En primer lugar, la Administración correspondiente saca a concurso la redacción del propio Plan Director, que estará dirigido por un Arquitecto, pero que integrará un gran equipo multidisciplinar, cuyos componentes mínimos también están marcados por la Administración en las bases del concurso. Los concursantes presentan una propuesta de cómo creen ellos que se debe afrontar, ajustándose como mínimo a lo solicitado en las citadas bases, que habrán sido redactadas por los técnicos de la Administración competentes en cada caso y, una vez elegido, el equipo ganador se pone manos a la obra para llevar a cabo lo que se considera la primera fase: la Redacción del mismo.
El proceso de fases es más complejo a medida que lo es la envergadura de la obra. Pero hacerlo así, permite tener abiertos varios "frentes" a la vez, ejecutado incluso por diferentes empresas, pues cada una de esas fases tiene su propio concurso público, permitiendo que sean ejecutadas por empresas especializadas en ese sector determinado (arqueológicas, estructuras, restauración de fachadas, de pinturas, de .... cualquier cosa que sea necesaria, dada la altísima especialización de las empresas en la actualidad). De ahí que en muchas ocasiones podamos ver los famosos carteles que anuncian el nombre de esa fase y la empresa que la ejecuta (junto con otros datos, como el presupuesto de la misma), al lado de otros iguales que anuncian lo que parece lo mismo. Pero si nos fijamos bien, probablemente podamos ver que sean de una fase distinta y, en muchos casos, ejecutada por una empresa distinta.
Un Plan Director no es un libro de órdenes cerrado. Si durante los años que tardará en llevarse a cabo surgen mejoras, inconvenientes o imprevistos, es susceptible de ser ampliado y mejorado, siempre con el visto bueno de la Administración. Pero su redacción inicial garantiza un cierto orden, equilibrio y previsión, lo cual es una vieja reivindicación en estas lides (...y en otras muchas, claro), en donde se han gastado cantidades ingentes de dinero en obras que luego se han visto afectadas, en el menor de los casos, y destruidas, en su mayoría, por iniciativas posteriores que deben reparar o simplemente ejecutar, obras que debían haberse tenido en cuenta en primer lugar.

En la actualidad, la ciudad de León sólo tiene en marcha un Plan Director, el de las Murallas, que ha sido adjudicado este año al arquitecto Melquíades Ranilla y su equipo de colaboradores para su primera fase, es decir, la de Redacción. En años sucesivos iremos viendo cómo se concreta, pero será un proceso largo. Evidentemente, la fase de MUSEALIZACIÓN es la última en ejecutarse casi siempre, por eso, iniciativas como la de Vitoria tienen tanto valor.

Personalmente, prefiero que se haga bien y no pasear por ella en 10 años (total... hasta ahora no se ha podido hacer), que pasear por un tramo que necesite una nueva restauración en 2 años, o que se vea perjudicada y destruída para siempre. Pero sería genial que una de las propuestas de este nuevo Plan fuera una experiencia similar a la de Vitoria, sin perjudicar lo que debe ser un largo proceso por las ansias políticas de ir "inaugurando tramos" a las que nuestros políticos nos tienen acostumbrados.

Soñar es una de las pocas cosas que sigue siendo gratis, verdad?

1 comentario:

  1. Puede que esta entrada haya resultado muy densa, pero creí que podía ser una buena idea acercar y aclarar a la gente lo que es un Plan Director (espero haberlo conseguido), yo antes tampoco sabía lo que era y me costaba aceptar que se tardase tanto en "hacer algo". Se habla constantemente de ello, como en el caso de las Murallas, pero no se dice lo que es y la gente vemos que se aprueba "algo" para trabajar en las murallas pero no vemos obras, así que nos preguntamos que están haciendo con ese dinero. Sabiendo lo que es, espero que se tenga la oportunidad de entender mejor el proceso que van a seguir y se sea un poco paciente. Son las exigencias de los ciudadanos por ver que se hace algo lo que impulsa a los políticos a hacer cosas a la carrera, que luego resultan mal hechas.
    Gracias a todos por vuestra paciencia. Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios. Todas las contribuciones son bien recibidas, ayudan a mejorar.