sábado, 22 de diciembre de 2012

Feliz nuevo ciclo

El simbolismo del año nuevo tiene un efecto poderoso sobre el ánimo, como si efectivamente por cambiar de fecha todo lo que no nos ha gustado o no ha ido como deseábamos fuese a quedar atrás y a partir del día 1 se pudiese hacer "tabula rasa".
Hacer balance del año forma parte de ese exorcismo.
Debe ser cosa de la edad, pero yo no veo rupturas, veo continuidad en proyectos, ideas, trabajos, amistades y relaciones. Cosas que van surgiendo independientemente de la fecha y que no se quedan encerradas en el "libro del 2012".

En fin, disculpadme el personal circunloquio. En cualquier caso, la tradición dice que estos son momentos para animar y colmar de buenos deseos, así que os deseo lo mejor.

Como resumen personal, os dejo una imagen de la foto que suelo utilizar como avatar en las redes sociales, pero con un toque peculiar.

Y es que, entre las muchas satisfacciones que este blog me proporciona, he tenido la suerte de que el artista leonés Manuel Jular se pusiera en contacto conmigo después de hablar de su exposición en el Museo de León y me obsequiara con su visión de esa imagen.

El resultado me fascina, igual que lo hicieron las imágenes de la exposición.

Saludos a todos. Nos vemos por León.

1 comentario:

  1. Personalmente me siento igual que el día 31 de diciembre por la tarde, quizás un poquito más hinchada debido a la resaca de comidas familiares, y desde luego mucho más agobiada por todos los trabajos. En eso sí que hay cambio de ciclo: todos los deberes se han hecho y se seguirán haciendo pasado Nochevieja. Hay cosas que nunca cambian.

    ¡Feliz año Mónica!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tus comentarios. Todas las contribuciones son bien recibidas, ayudan a mejorar.