miércoles, 19 de abril de 2017

El Pozo Ibarra. Imagen de la desolación minera.



En dos meses exactamente, se cumplirán 8 años desde que fue presentado expediente para fuese declarado Bien de Interés Cultural el Pozo Ibarra (Ciñera de Gordón, León), consiguiéndose dos años más tarde con categoría de CONJUNTO ETNOLÓGICO

Inaugurado en 1930, su estructura estrella es el castillete, una torre de hierro sobre la boca del pozo que permitía el acceso a él, fabricada en hierro y ensamblada con roblones, el tipo de remache de unión fijo propio de la arquitectura industrial de finales del sXIX y principios del XX.




[Para saber más sobre el Pozo y su historia ver "MEMORIA Y RECUERDO DEL POZO IBARRA EN EL ARCHIVO DE HULLERA VASCO-LEONESA." de José Andrés González Pedraza. AQUÍ
y para ver el expediente y toda su documentación, ir al Catálogo de la JCyL: AQUÍ]

Pero lo que define que sea un CONJUNTO ETNOLÓGICO, son todas las instalaciones que lo acompañan y que dan sentido y explican la vida alrededor de un pozo de mina. A pesar de ello, han sido varios (y afortunadamente infructuosos, al menos de momento) los intentos por conseguir que el castillete fuera desplazado y se permitiera el avance de la explotación minera a cielo abierto sobre el resto del conjunto. 

Como se puede ver en la captura de pantalla del visor de B.I.C de la JCyL ni siquiera se han respetado los límites de la delimitación establecidos en el BOE.


Y si la vista aérea no lo dejaba bien claro hace ya tiempo, la fotografía hecha hoy mismo a pie de Pozo no deja lugar a dudas.


Pero de la desidida de unos y otros y el desinterés por este pedazo de la historia minera de León, en la montaña central, dejan también claro testimonio las imágenes del abandono y expolio que sufren las instalaciones. Reflejo de la desolación de la propia comarca.













El día que fue clausurada la boca del pozo, con una planchada de hormigón, en 1996, se puso sobre él una placa en la que debería leerse: ‘¡Gracias por tu fruto! Recordando los que se quedaron para siempre contigo’. Hoy, refleja ese agradecimiento de esta manera:


Es muy triste que un pueblo que es famoso por uno de los hayedos más hermosos de la provincia, visitado por miles de personas, no pueda también disfrutar de su patrimonio y tenga que conformarse con verlo desaparecer. Como la propia minería, como toda la vida de la comarca.

No lo entiendo.

Saludos a todos. Nos vemos por León.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tus comentarios. Todas las contribuciones son bien recibidas, ayudan a mejorar.